Relax

Relax

martes, 29 de enero de 2013

OCUPADO

 
 
 
Una serie de pen­sa­mien­tos cru­za­ron mi ca­be­za: ami­gos que se preo­cu­pan por cosas que to­da­vía no han su­ce­di­do, co­no­ci­dos que saben lle­nar cada mi­nu­to de sus vidas con ta­reas que me pa­re­cen ab­sur­das, con­ver­sa­cio­nes sin sen­ti­do, lar­gas lla­ma­das para no decir nada im­por­tan­te. Ya he visto a mis di­rec­to­res in­ven­tan­do tra­ba­jo para jus­ti­fi­car su cargo, o a tra­ba­ja­do­res que sien­ten miedo por­que no les ha sido en­tre­ga­do nada im­por­tan­te para hacer ese día y eso puede sig­ni­fi­car que ya no son úti­les. Mi mujer que se tor­tu­ra por­que mi hijo se ha di­vor­cia­do, mi hijo que se tor­tu­ra por­que mi nieto ha sa­ca­do notas bajas en el co­le­gio, mi nieto que se muere de miedo por poner tris­te a sus pa­dres, aun­que todos se­pa­mos que esas notas no son tan im­por­tan­tes…
Me in­ter­né en una larga y di­fí­cil lucha con­mi­go mismo para no le­van­tar­me de allí. Poco a poco, la an­sie­dad fue dando paso a la con­tem­pla­ción, y em­pe­cé a es­cu­char mi alma, o in­tui­ción, o emo­cio­nes pri­mi­ti­vas, según en lo que crea usted. Sea lo que sea, esa parte de mí es­ta­ba an­sio­sa por ha­blar, pero siem­pre estoy ocu­pa­do.
                                                                             La Bruja de Portobello
                                                                             P. Coelho
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada