Relax

Relax

viernes, 11 de enero de 2013

FELICIDAD y TRISTEZA






Una le­yen­da aus­tra­lia­na cuen­ta la his­to­ria de un he­chi­ce­ro que pa­sea­ba con sus tres her­ma­nas cuan­do se les acer­có el más fa­mo­so gue­rre­ro de aque­llos tiem­pos.

—Quie­ro ca­sar­me con una de estas tres be­llas don­ce­llas —dijo.

—Si una de ellas se casa, las otras su­fri­rán. Busco una tribu en la que los gue­rre­ros pue­dan tener tres mu­je­res —res­pon­dió el he­chi­ce­ro, apar­tán­do­se.

Du­ran­te tres años, ca­mi­nó por el con­ti­nen­te aus­tra­liano, sin con­se­guir en­con­trar tal tribu.

—Por lo menos una de no­so­tras po­dría haber sido feliz —dijo una de las her­ma­nas, cuan­do ya es­ta­ban vie­jos y can­sa­dos de tanto andar.

—Es­ta­ba equi­vo­ca­do —res­pon­dió el he­chi­ce­ro—. Pero ahora ya es tarde.

Y trans­for­mó a las tres her­ma­nas en blo­ques de pie­dra, para que quien por allí pa­sa­se pu­die­se en­ten­der que la fe­li­ci­dad de uno no sig­ni­fi­ca la tris­te­za de otros.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada