Relax

Relax

domingo, 25 de septiembre de 2011

CRITICAR




En cierta ocasión, un brahman celoso fue a ver a un sabio y, lleno de ira y resentimiento, comenzó a llenarle de improperios y a insultarle duramente.

El sabio lo escuchaba pacientemente, sin alterarse ni responder a los reiterados insultos que el brahman le dirigía.

Después de un buen rato el hombre se cansó de sus ataques verbales y se calló.

Entonces el sabio le preguntó:

— ¿Has terminado ya?

— ¡Sí! –respondió el hombre.

— ¿Recibes visitas en tu casa? –le preguntó el sabio.

— Sí, a menudo –contestó el hombre intrigado.

— Y, ¿le ofreces a tus visitantes comida y bebida? –indagó el sabio.

— ¡Desde luego! Esa es la costumbre –contestó el brahman.

— Y si la visita no las quiere, ¿qué haces?

— No me importa. La como y la bebo yo mismo –dijo el brahman.

Entonces el sabio le dijo al brahman:

— Eso mismo puedes hacer con tus críticas. Has sido muy amable al invitarme a tus críticas, pero yo no las quiero. No quiero compartirlas contigo, así que cógelas y cómetelas tú solo.

El brahman, avergonzado, no supo qué decir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada