Relax

Relax

jueves, 19 de enero de 2017

LA PARTIDA



Ordené que trajeran mi caballo de la caballeriza. El criado no me entendió, así que fui al establo yo mismo. Ensillé el caballo y lo monté. A la distancia oí el sonido de una trompeta y pregunté al mozo qué significaba. No sabía nada; no había oído sonido alguno. En el portón me detuvo y me pregunto: 
— ¿ A donde va, señor ?
 No sé — respondí —  sólo quiero partir, sólo nada más que partir. Solo así lograré llegar a mi meta. 
— ¿ Entonces conoce usted la meta ? — pregunto él.
— Sí — contesté —. Ya te lo he dicho. Partir es mi meta.
 ¿ No lleva provisiones ? — preguntó.
No me son necesarias — respondí —  el viaje es tan largo que moriré de hambre si no consigo alimentos por el camino. No hay provisión que pueda salvarme. Por suerte es una viaje realmente interminable.

Franz Kafka 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada