Relax

Relax

jueves, 11 de julio de 2013

ALARDEAR





Dos gallos reñían por la preferencia de las gallinas; y al fin uno puso en fuga al otro.
Resignadamente se retiró el vencido a un matorral, ocultándose allí. En cambio el vencedor orgulloso se subió a una tapia alta dándose a cantar con gran estruendo.
Mas no tardó un águila en caerle y raptarlo. Desde entonces el gallo que había perdido la riña se quedo con todo el gallinero
.
A quien hace alarde de sus propios éxitos, no tarda en aparecerle quien se los arrebate.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada