Relax

Relax

jueves, 23 de mayo de 2013

HUIDA





Una lechuza y una tórtola se habían hecho buenas amiga;. Un día, la tórtola vio cómo
su compañera se preparaba para marcharse, por lo que le preguntó:
-¿Es que te vas? ¿Adónde?
-Muy lejos de aquí- respondió apenada la lechuza.
-Pero ¿por qué? -preguntó extrañada la tórtola.
-Porque a la gente de este lugar no les gusta mi graznido, se ríen de mí, se burlan, y me humillan -suspiró la lechuza.
Después de cavilar unos instantes, dijo la tórtola:
-Si puedes cambiar tu graznido, es buena idea que te marches, aunque, a decir verdad, ya no necesitarías hacerlo. Si, por el contrario, no puedes cambiarlo, ¿qué objeto tiene que te mudes? Allí donde acudas encontrarás también gente a la que no le guste tu graznido y te tratarán igual que aquí. Entonces, ¿qué harás? ¿volver a huir de nuevo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada