Relax

Relax

sábado, 24 de marzo de 2012

AMOR VS DEPENDER




Cuentan que a un joven adolescente, su novia, le devolvió en una bolsa de basura, hecha añicos, la siguiente de carta amor:

“Si estas a mi lado, me encanta, lo disfruto, me alegra, me exalta el espíritu; pero ni no estás, aunque lo resienta y me hagas falta, puedo seguir adelante. Igual puedo disfrutar de una mañana de sol, mi plato preferido sigue siendo apetecible (aunque como menos), no dejo de estudiar, mi vocación sigue en pie, y mis amigos me siguen atrayendo. Es verdad que algo me falta, que hay algo de intranquilidad en mí, que te extraño, pero sigo, sigo y sigo. Me entristece, pero no me deprimo. Puedo continuar haciéndome cargo de mi mismo, pese a tu ausencia. Te amo, sabes que no te miento, pero esto no implica que no sea capaz de sobrevivir sin ti. He aprendido que el desapego es independencia y esa es mi propuesta… No más actitudes posesivas y dominantes… Sin faltar a nuestros principios, amémonos en libertad y sin miedo a ser lo que somos” (amar o depender – Walter Riso)


¿Que pasa si el otro no se angustia con nuestra ausencia?, ¿que pasa si nuestra pareja no siente celos?. La chica piensa que su novio debe vivir para y por ella, “no puede vivir sin mi” ser todo, el amor infinito que todo lo abarca, la persona deja de ser persona y se convierte en “su novio”, una cosa es amar sinceramente y otra amar esclavizándose, una cosa es defender el lazo afectivo y otra ahorcarse con el. El equilibrio adecuado en el amor, es cuando las demandas de la pareja y las necesidades propias se acoplan respetuosamente por ambas partes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada