Relax

Relax

lunes, 11 de abril de 2011

SUFRIMIENTO



En ocasiones hay momentos en los cuales tenemos que vivir situaciones difíciles.

El dolor propio y ajeno nos destroza. El pasado, el presente y el futuro, se funden oprimiendo los sentimientos y las percepciones. Nos hundimos en las arenas de la desesperación. Aparecen culpabilidades del pasado, impotencias del presente y fracasos aun por llegar pero que ya sentimos como reales... Parece que somos culpables de todo...

Nuestra mente se entrega a una bacanal de autodestrucción y lamentos. Todo parece derrumbarse, nada tiene sentido, el sufrimiento parece no tener límite, no se ve la solución... no podemos respirar... y sin embargo... en el momento de la máxima oscuridad, aparece una estrella, una pequeña luz que brilla entre los jirones negros de las nubes tormentosas del momento..., siempre nos ha estado acompañando, pero es ahora cuando la vemos. Es muy débil, casi invisible... pero ahí esta.

De nosotros dependerá que ese pequeño foco de luz, crezca y acabe por acabar con la oscuridad, por hacer que los colores vuelvan a brillar, que la brisa vuelva a acariciar nuestra frente, que nuestra mente se libre de las redes de la desesperación. A veces el camino podremos hacerlo solos, otras ocasiones requerirán que una mano amiga nos guíe por la oscuridad...

Esa estrella que nos hace regresar del dolor, ese pequeño hilo de luz, se llama ESPERANZA.

No carguemos con el pasado, pues nada puede ser cambiado,
No carguemos con el futuro, pues nada es seguro,
No carguemos con el presente, disfruta cada momento como si fuera un regalo.

Saborea la vida, pues es el mayor de tus tesoros, cuídala y apreciala...

No olvides que todo cambia... y siempre tendrás una pequeña estrella que en el cielo siempre velara por ti...

Te propongo que hagas un pequeño ejercicio. Escribe en una hoja de papel todos aquellos pensamientos que te asaltan en los momentos malos, haz un pronostico de todos los desastres que vas a sufrir en los próximos días, detallando la máximo el como se van a desarrollar los hechos... Guarda el folio y no vuelvas a él hasta pasados los días.

Cuando los vuelvas a leer, posiblemente tengas una gran sorpresa... pues nada o casi nada de lo que habías previsto se ha desarrollado de ese modo... todo, lo bueno y lo malo, ha sucedido de un modo distinto... Y yo te pregunto: Si la mayor parte de lo que nos va a pasar es imposible de predecir en su desenlacen ¿para que angustiarnos con pensamientos oscuros sobre el futuro?

Nadie sabe que nueva aventura tendremos que vivir mañana... esa es la emoción de vivir...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada